No hay amor que resista

Miro tu foto y sonrió, le sigue un suspiro lento y nostálgico, nauseabundo que me deja casi sin aire, al recordar tu ausencia palpitante en mi almohada, creo, creo que aun puedo llamarle amor es todo lo que la distancia me ha enseñado, no hay olvido que resista no hay amor como el tuyo que no mate.

hace mucho que no puedo escribir y es que comencé a temerle a las palabras a todo lo que tienen para contar, y el saber cuánto te extrañan y es que siempre acabo por escribir sobre vos, ¡maldito inconsciente!, ya sabes cómo me gusta culpar al inconsciente, dejar mis verdades ocultas pero todo es en vano, no hay olvido ni recuerdo que por más inconsciente que este no sangre en la piel, no hay amor más prófugo como el intento de escapar de tus recuerdos, cada día una nueva derrota o tal vez victoria, quien sabe lo que el tiempo dirá, solo sé que en el presente aun dueles pero no te preocupes, ya no tanto, aprendí a convivir con mis errores a lidiar con tu ausencia y tratar con mi presencia, es la única que aún no me abandona y de a poco vamos haciendo las pases, empiezo a comprender esta nostalgia en el espejo, estos ojos agrietados que aún recuerdan tu nombre y sueñan con fantasmas.

Comienzo a deshacerme de los amores fugaces que atentan contra mi paz, ya no busco delirios en otras pieles ni sanar mi dolor en otros cuerpos que nunca podre amar, ya no corro, ni huyo de lo que no soporto, aprendí a quedarme, a aguantar, soportar, comprender y liberarme, y es que solo quien logra comprender aquello que más daño hace a solo pasos de ser libre estará, y no, aún no he aprendido a deshacerme de las cadenas que me atan a vos, pero he logrado lidiar con ellas y juro que a veces no aprietan tanto y olvido que están. Pero entonces un recuerdo tuyo aparece, las ganas de cruzarte de casualidad, tu perfume de repente me invade, entonces, un rostro que se parece a vos se cruza por mis ojos, o tus padres, o tus amigas, o tu peluche al costado de mi espejo, y solo entonces, aparece tu ausencia recordándome cuán lejos estas y una simple foto me vuelve a hacer sonreír tontamente y volves a doler.

Anuncios

A ti que te has olvidado

Voy con la parvada

y ya no puedo bajar el vuelo,

 

volví a hablarle al espejo

pero este ya no lleva tu nombre

 

y mi presente

está tan lleno de ausencias

que ya aprendí

a nunca quedarme

por demasiado tiempo,

 

que los relojes son peligrosos

si las agujas están en tu contra,

y una herida a sangre abierta

puede llegar a ser mortal

si alguien la toca,

 

pero aún así

y con todo en mi contra

 

He aprendido a no conformarme,

que uno más uno a veces no suma

y que es mejor restar

que reclamar aquello que no saben dar,

Las palabras se quedan mudas en mi boca

 

Y es que prefiero bajar la careta,

plantar mi bandera

y crear mi derrota,

 

prefiero verme verdad en mis ojos

que ser mentira en ajenos.

Recordando, olvidare

Sé que me dije

Que no te escribiria

Que me hundiria en el silencio

Y dejaría que los relojes del tiempo

Se ocupen de tu olvido,

 

Sé que me dije

Que ya no te querria

Y no evocaria tu imagen

Junto a la mía

Cuando las penas agobien

 

Pero voy a permitirme 

Escribirte,

Evocarte día y noche

Cuántas veces sea necesario

Recordar tu risa 

Y sonreír,

 

Voy a desgastarme

Entre llantos

Suplicando tu regreso

Desnudarte en tinta y papel

Volcar todo aquello

Que ya no te podré decir,

 

Te buscaré entre estos papeles blancos

Cuando desee llamarte

Y encontraré mi huida

Sin siquiera encontrarte,

 

Voy a escribirte tanto 

Que me sabré de memoria

Todo aquello

Que quiero olvidar,

 

Voy a evocarte tanto 

Que conocere de memoria

Cada parte minúscula de tu piel

 

Voy a tenerte tan presente

Casi como una rutina,

Dejare que te conviertas en mi sombra

 

Y así, y solo así

 

Teniendote tan presente día y noche,

Dejare de huir de ti

Me acostumbrare tanto a tu presencia

Que anhelare la ausencia,

 

Y así, y solo así

Podre olvidarte.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Con suerte pasaras

Después del llanto

Queda el silencio,

Después de vos

Queda el dolor,

 

Después del silencio

Un zumbido irritante,

Tan desmesurado 

Como mis penas,

 

Tan inequívoco

Como mis intuiciones

De acelerar la marcha

Para no perderte de vista,

 

un zumbido que me descoloca.

 

Con suerte pasaras

Fugaz

Como tantas veces te llamé

Y es que te intui antes de llegar,

 

Llorabas como si me quisieras

Sin saber

Que habías proyectado en mi

Tus ganas de ser.

 

Con suerte pasaras

 

Y el dolor traerá calma,

Un suspiro

Que todo lo aventara,

 

Después de vos,

Con suerte, una sonrisa.

 

 

 

 

 

 

 

 

Sostener lo insostenible

sostuve

la finita similutud

que nos supo

infinitas,

 

sostuve

hasta cuánto pude perdurar,

sostuve

para no soltar,

 

sostuve

mas de la cuenta,

incluso

lo que ibas derrochando por ahí.

 

Me hundí en tu mirada

como si fuera la única

que pudiera entenderme

y comprendí

que me veo,

en quienes quiero que me vean.

 

Fuiste el atajo

mas deseado,

pero aún debo irme

lo se,

porque me esperan otras estaciones,

 

y ahora

tu mirada

habla más de ti,

que de mi

 

ya no me encuentro

y es tan jodido

estar perdida,

en los ojos

de quien ya no te ve.