Solo te se real cuando te escribo

Voy a dejar que pases

Con la misma sutileza

Con la que entraste,

 

Va a doler

Y sé que es así,

 

Pero voy a dejar que pases

 

Que pases,

Como si nunca

Te hubiera visto

Como si nunca,

Hubiera volteado la mirada

Para contemplarte desnuda,

 

Voy a dejar que pases

Como si nunca

Te hubiera visto

Con los ojos llenos de deseo

Y gritandote por dentro

Que me presentarás a algunos de tus demonios,

 

Para concederte real

Porque te he visto tan mentira

Y he dudado de este fraude

De esa máscara que nunca

Has podido dejar caer.

 

Y así,

Se repite tu historia

Y la mía,

 

Yo haciéndome a un lado

Y vos

Huyendo de tu sombra,

Porque es la única con la que has estado batallando

Y es la única de la que nunca podrás irte

Si no la enfrentas,

 

Pero no te preocupes

Va a doler

Y sé que es así

Pero todo está bien.

 

Y sé que pronto te olvidare,

Me olvidare

Que en tus ojos

Pude verte real

Ante tanta mentira en tu piel,

 

Sé que pronto me olvidaras

Me olvidarás,

Como aquella chica loca

Que solo te desnudaba en tinta y papel

Pero nunca supo hacerlo

Con la ropa puesta,

 

Sé que pronto

Nos olvidaremos,

 

Y por eso escribo

Para que mi tinta

Aún te recuerde

 

Por eso escribo,

Para que aún te recuerdes

En mi tinta.

Anuncios

Fantasmas

Y si mi silencio

Se convierte en ausencia

 

Es porque ando buscandome

Entre espejos agrietados

Esos que ya no reflejan mi ser

Entre los cristales rotos

Que aún se clavan en mis venas

Suplicando tu nombre

 

A orillas de la noche

Bajo la cumbre

Que depara mi futuro

Miró desde allí arriba

Los recuerdos

De lo que alguna vez fuimos

Miró desde allí

Como me habitan en la piel

Me gritan desde adentro

Y amenazan

Con jamás irse de aqui

 

Pero todo está bien

Te dije

Me dije.

No te enamores de mi

No te enamores de mi, frase ya escrita por Cori Garcia y encabeza este título, con tu nombre de protagonista, el mío y el de muchas mas.

Y te la digo, no te enamores de mi, porque un día volveré a casa con la sonrisa como de quién tiene el éxito entre las manos, y al otro día, dejare de sonreírle a tu mirada, apartare la vista y depositaré mis quejas en tu almohada.

No te enamores de mi, porque soy espina, soy calma, porque soy dolor, soy pesar y es el pesar que hoy cuelga en tu espalda, y quito todas mis desdichas y las coloco en tus manos.

No te enamores de mi, porque siempre, regreso a los viejos vicios esos que te rompen y nunca dejan de doler, y regreso al humo entre mis dedos, a las canciones de Adrián y a buscar su sonrisa cuando las penas agobian. Porque siempre, regreso al lugar de donde parti, y es que a veces es mejor doler antes que este vacio entumecedor.

No te enamores de mi, porque ya no creo en el amor, lo he visto durar semanas, meses, incluso años y romperse en cuestión de minutos y duele, duele tanto, como quien le quita la ilucion a un niño.

No te enamores de mi, suelo detener mi marcha, regresar al ayer y disfrazarme de pretextos, porque no se caminar a compas y a veces aceleró la marcha, solo para ver quién viene detrás.

No te enamores de mi, no se caminar, camino sola, suelo perderme y si otros pasos me acompañan, también suelo perderme y te perdere, no podré encontrarte, no lo sabré, pasarás a mi ayer, te convertiras en pasado y doleras tanto, como esos viejos vicios.

12/07/18

He entrado de casualidad a una imagen que me llevo a otra y me he enterado de tu dolor.

Me gustaría decirte que lo siento, que aún me duele tu dolor, que la distancia no sabe de olvidos, y es en este hueco que nos habita, donde ya no buscas consuelo, porque no he de dártelo, porque no he sabido dártelo, porque no me corresponde dártelo. Pero me atraviesa una rabia incontrolable, cuando mis ojos te buscaron intuyendo una huida, me miraste con desprecio y abrazaste otro futuro.

Y no volviste a pedirme perdón, ni a quitarme las lágrimas, ni a colocar tu sonrisa frente a mis penas, ni a decirme que fea te ves cuando lloras, no volviste a socorrer, los demonios que esa noche me habitaban, fue tu espalda frente a mi pesadrumbre, y ahí supe que aunque me duela tu tristeza, he de irme tambien de acá, lejos de tus quejas, de está habitación vacía de palabras, con la unica compañía de este silencio ensordecedor que aún me ata a tu dolor.

Pero aún así, quiero decirte que lo siento, que se que duele y también se que ya va a pasar, y que dejes de llorar, que te ves fea cuando lo haces.

Perduró en lo inevitable

Extraño los instantes

Que surmergida en tu piel

Me olvidé de mi,

Extraño los veranos de enero

Y tus caricias a mis penas

Extraño tu forma de ver la vida

Tu caminar libre

Sin miedo a ser,

Tus pasos

Que alguna vez marcaron mi ritmo

Hoy, vas al compás de alguien mas

Y a mi lado

Solo caben tus recuerdos,

La ironia de aún olvidarme de mi

Sumergida en tu piel,

Y mi ciudad

Que ya no es hogar

Si no estás

Cuando regreso

Y me quedo en tus ojos

Cuando en aquel momento

Te confesaste amándome,

Y me quedo en aquel instante

Que me sostuviste las manos

Y con una sonrisa,

Aprendí a volar,

Caí en tu pecho y

Supe que ya no dolia

Existo porque te recuerdo

Existo porque me quisiste

Existo porque te recuerdo,

Me deshice en tu boca

Resbalando en tu cintura

Y me descubrí real ante tus ojos,

Colocaste tus huesos

En mi espalda desnuda

Abrazaste todos mis huecos

Esos que solos tu sabías hábitar,

Y al final del dia

Me encontraba en tu cama

En tus sábanas,

Y bajo ellas me veía real

Tan real como aquella despedida,

Que siempre,

Nos encontraba amándonos,

Como cuando corrí lejos de mi pasado

Con la certeza

De tenerte entre mis dedos,

Y tu contemplaste mis palabras

Abrazaste cada parte que te amaba,

Con la seguridad de quién sabe

Que ah logrado lo querido,

Destrozaste mis recuerdos

Y te fuiste con la misma delicadeza

Con la que habías llegado,

Como aquel capricho ya cumplido,

Como un chiste ya pasado,

Como tu risa frente a mis penas,

Te fuiste queriendo ser todo,

Y dejándome con la condena

De quererte, aun sabiendo,

Que tu amor,

Fue un beso a destiempo,

Una herida que esperabas que cubriera,

Nuestro importuno de nunca encontrarnos,

Y este capricho mio de buscarte donde ya no estás.

Las estrellas en tu pelo

Y si no puedo hacerte sonreír

Ni quitar todo mal que te aquieta

Pondría las cartas en mis manos

Y las barajaria a tu favor

Que la luna esta de suerte

Por qué hoy la miras tú

Y en tus ojos

Se ve más

Que en el mismisimo espacio,

En tu mirada alumbra el sol

Y el amanecer navega por tu sonrisa

Y se esconde en el hueco más bello que vi,

Y sé que no ves todo eso

Cuando miras al espejo

Pero solo un segundo te bastaría

Para comprender lo que digo

Si te concediera mis ojos

Para que puedas mirarte

Y perdón si no se calmar ese dolor

Pero te quitaría la ropa,

Y lameria cada una de tus heridas

Hasta que el escozor

Fuera tan minusculo

Como una lágrima en tu mejilla,

Hasta que sepas

Que aunque te hayas roto

Una y mil veces,

Siempre

Estuviste entera.