Ausencias

Hay una ausencia

que camina por la casa

cómo un fantasma,

cómo el eco de los recuerdos del ayer

 

he mirado a la izquierda

y las horas ya no estaban

en su lugar

ni estabas tú a la derecha,

 

he tenido qué mirar de frente

y cambiar la dirección de mi mirada

para lograr encontrarte

y lo he conseguido.

 

Pero he encontrado 

un cuerpo agrietado

y encorvado por los años,

 

me he topado 

con la ausencia de tu sonrisa

y la comida que se enfría

 

y me rehusó a seguir 

mirándote 

de esta forma

tan egoísta mia,

 

de no tenerte

donde quiero que estés

donde tus quejas ya no retumban en mis oidos

ni tus pies se acoplan a los míos,

 

pero solo me basta el saber que estas

para sentirme que soy.

 

 

Anuncios

A ti que te has olvidado

Voy con la parvada

y ya no puedo bajar el vuelo,

 

volví a hablarle al espejo

pero este ya no lleva tu nombre

 

y mi presente

está tan lleno de ausencias

que ya aprendí

a nunca quedarme

por demasiado tiempo,

 

que los relojes son peligrosos

si las agujas están en tu contra,

y una herida a sangre abierta

puede llegar a ser mortal

si alguien la toca,

 

pero aún así

y con todo en mi contra

 

He aprendido a no conformarme,

que uno más uno a veces no suma

y que es mejor restar

que reclamar aquello que no saben dar,

Las palabras se quedan mudas en mi boca

 

Y es que prefiero bajar la careta,

plantar mi bandera

y crear mi derrota,

 

prefiero verme verdad en mis ojos

que ser mentira en ajenos.

Ausencias en un presente latente

Este abismo ensordecedor

Que no sabe de palabras

Que es inmune a los años,

 

Que me ata a la ausencia

Que no sabe de victorias,

Que me enreda al pasado

 

Este silencio ensordecedor,

Que  no sabe de olvidos

Ni de futuros, ni presentes

 

Y entonces,

Solo basta un ruido

Un grito

Algo que no cierra,

La insensata sabiduría

De saberme torpe,

La eterna claridad

De la incertidumbre,

 

El trance que nunca

Deja de ser trance,

La desazón

De verme en ella

Y la inquietud

De saberme eterna

En la intranquilidad

Que nunca cesa.

 

 

 

 

 

 

 

A ti

A ti que no te he encontrado

 

Dejare que sucedas

Dejare de buscarte entre bares

En el fondo de la copa

En la última lágrima de vino,

 

En la finitud que nos separa

Dejare de buscarte 

Entre huecos vacios

De calles desiertas

 

Está misma tinta que te traza,

Ese mismo cuadro que te desfigura

Esa misma senda

Que nunca cruzas

 

Dejare que te mezclas con la gente

Y entre destellos,

Volverás a suceder

Y ya no serás una mas

 

Ni formarás parte de la lista de deseos

En la que hoy te nombró,

Y solo una sonrisa bastará

Para saberme verdad ante tus ojos.

 

 

 

 

Infinita

Pude verme infinita

Ante tus ojos

Sucederme una y otra vez,

 

Plasmar mis miedos

En tus brazos

Opacar mi llanto

 

Querernos de a ratos

Cuando ibas y venías

Cuando la huida,

Era nuestra llegada

 

Cuando nos encontrábamos

Antes de amarnos

Y la salida

Nuestro punto de partida,

 

Vi a la lluvia

Caer de rodillas

A la noche

Rendirse ante tu piel,

A un pájaro silbar 

Al son de tus labios

Llorar como si me quisieras

 

y aún así,

 

La despedida

Fue el ajeno aleteo

Que siempre

Supo encontrarnos,

La amarga certidumbre

De sabernos

Aún queriendote

 

La amarga sensación de mirar al sol

Y no encontrarte alli.

 

 

 

Victoria

Y es que todavía

Ando buscandote

En todos aquellos lugares

Donde me pediste que me quedara,

 

Y voy huyendo

De piel en piel

Porque no hay mirada

Que se parezca a la tuya

 

Y quiero

A todas las personas

Donde te veo

Y es la manera más tóxica de vivir,

Presenciar tu ausencia

Día y noche

Verte en el espejo

Y no tenerte ahí

 

Y borraré todas estas palabras

Que me descubren 

Aún queriendote

 

Voy a cambiar la suerte

Disfrazar tu nombre

Y llamarte victoria

 

Porque no hay derrota

En la que no te encuentre

 

Voy a cambiar la suerte

Porque estás en todos los lugares

De los que ya no puedo irme.

 

Recordando, olvidare

Sé que me dije

Que no te escribiria

Que me hundiria en el silencio

Y dejaría que los relojes del tiempo

Se ocupen de tu olvido,

 

Sé que me dije

Que ya no te querria

Y no evocaria tu imagen

Junto a la mía

Cuando las penas agobien

 

Pero voy a permitirme 

Escribirte,

Evocarte día y noche

Cuántas veces sea necesario

Recordar tu risa 

Y sonreír,

 

Voy a desgastarme

Entre llantos

Suplicando tu regreso

Desnudarte en tinta y papel

Volcar todo aquello

Que ya no te podré decir,

 

Te buscaré entre estos papeles blancos

Cuando desee llamarte

Y encontraré mi huida

Sin siquiera encontrarte,

 

Voy a escribirte tanto 

Que me sabré de memoria

Todo aquello

Que quiero olvidar,

 

Voy a evocarte tanto 

Que conocere de memoria

Cada parte minúscula de tu piel

 

Voy a tenerte tan presente

Casi como una rutina,

Dejare que te conviertas en mi sombra

 

Y así, y solo así

 

Teniendote tan presente día y noche,

Dejare de huir de ti

Me acostumbrare tanto a tu presencia

Que anhelare la ausencia,

 

Y así, y solo así

Podre olvidarte.